Transforma tus hábitos financieros

Por ejemplo, si en octubre terminarás de pagar una deuda de 36 cuotas de Gs 500 mil, quiere decir que en noviembre te sobrará Gs 500 mil, hace 3 años que no le veías a ese dinero, por lo tanto, podrías decidir que harás con ese dinero, ¿vas a gastarlo?, ¿volver a endeudarte?, ¿ahorrarlo?, ¿lo vas a invertir?

 

Si esperas a que llegue noviembre, permíteme advertirte que probablemente ni sientas el viento de lo rápido que se esfumará ese dinero, te sugiero que unos meses antes ya establezcas una meta y un destino acorde a tus prioridades.

 

Ejemplo práctico

Si al llegar marzo, descubrís que viene con la compra de uniformes, zapatos, mochilas y útiles escolares, y para hacer frente a los costos no te queda otra que endeudarte, entonces toma un préstamo (o usa tu tarjeta) por un plazo máximo de 6 meses. Luego de pagar durante 6 meses Gs 300 mil, entonces al llegar el 7mo mes, podrás tomar un ahorro programado de 6 meses por Gs 300 mil mensuales, a fin de que, al llegar el próximo marzo, te encuentre preparado con el importe suficiente para comprar todo lo necesario para el regreso a clases al contado y con descuentos.

 

Esta transformación del hábito de deuda en un hábito de ahorro es posible si manejamos una adecuada proyección del presupuesto familiar, un control riguroso de las variaciones y el detalle de las metas con orden de prioridades. Así, el monto de ahorro mensual, que no debe ser menor al 10% de los ingresos mensuales, se puede distribuir en diferentes metas que se conforman con montos y plazos.

 

Tomar una deuda puede ser una buena decisión, siempre y cuando fuese para mejorar nuestra calidad de vida; quizás adquirir en cuotas de crédito una casa, un automóvil u otros bienes, sea la única alternativa para una familia de clase media.

 

Por otro lado, adquirir y desarrollar el hábito del ahorro normalmente cuesta bastante, de hecho a la mayoría de nosotros nos resulta casi imposible hacerlo, sin embargo pagamos puntualmente nuestras cuentas con el esfuerzo que muchas veces ello implica. Pagamos la cuota de G. 500 mil, pero no podemos ahorrar G. 500 mil por mes. A esto nos referimos, cuando mencionamos que es cuestión de crear el hábito del ahorro.

 

Lo típico

Suponemos que adquirir un auto, un electrodoméstico, una casa u otros bienes a través de una deuda, implica hacernos propietarios de un patrimonio “en cuotas”. Bueno, sin entrar al análisis de que muchas veces compramos cosas que con los intereses salen más caras, versus que esos bienes se deprecian con el tiempo, por lo tanto valen cada vez menos; quisiera plantear algo fuera de “lo clásico”, ¿por qué no endeudarnos para comprar dinero?

 

Sería endeudarnos para ahorrar. Parece contradictorio, pero en realidad lo que propongo es utilizar el buen hábito de pagar las cuotas, para generar un ahorro forzado. Hagamos un cálculo de que implicaría ello, antes de validar o rechazar la idea.

 

Josefina Jara se presentó a la oficina y me dijo que no puede ahorrar, le cuesta mucho, pese a que siente que le sobran más o menos G. 500 mil por mes. Tiene claro que termina gastando en cosas superfluas ese dinero, pero “le quema” que esté en su billetera o en su cuenta. Le expliqué el mecanismo que les propongo en éste artículo. ¿Qué hizo Josefina?, tomó un crédito de Gs 10 millones a 24 meses a una tasa de interés del 18% anual, su cuota resultó ser de Gs 500 mil por mes, por lo tanto en 24 meses terminaría pagando un total de Gs 12 millones.

 

Los Gs 10 millones invierte en un fondo mutuo con perfil moderado, que tiene una tasa de interés objetivo de 9% anual con capitalización diaria de intereses, esta inversión le reportará ingresos diarios por rentabilidad, lo que significarán que el monto a los 2 años sea de Gs 11.966.000.-

 

Muchos dirán “puedo ahorrar 24 meses Gs 500 mil y tener los Gs. 12 millones sin endeudarme”. Es una posibilidad, pero estamos justamente analizando el hecho de no tener el hábito de ahorrar. Además, una caja de ahorro para ir juntando nuestros Gs 500 mil nos pagaría prácticamente cero de interés, a la vez que representa una tentación gastar el dinero ahorrado.

 

En la práctica

Lo que hizo fue comprar Gs 12 millones en cuotas, compensando los intereses por lo tanto compró dinero con cero costo, pero al cabo de los 2 años cuenta con 12 millones que si sigue invirtiendo al final del año 4 se convertirá en 14.318.000 y así irá creciendo paulatina y constantemente. A veces compramos algo, lo usamos dos años y se deprecia, es decir cada vez vale menos, aquí la propuesta es comprar dinero para que siga creciendo.

 

Inclusive en el supuesto que tengamos un problema y no podamos pagar más la cuota del préstamo, entonces tendrá la inversión como respaldo, podrá venderla para cancelar la deuda, que sería el peor escenario. De todas maneras las cuotas que se hayan pagado hasta ese momento, será el monto que habrá ahorrado (deducido los intereses del crédito).

 

Los más audaces podrán realizar colocaciones a más largo plazo para lograr mayores tasas de interés de forma a lograr mayores ganancias. En realidad, dependerá de su capacidad de pago tomar una deuda a corto plazo, para adquirir inversiones a más largo plazo, es decir, no precisamente deberían coincidir los plazos de la deuda y de la inversión.

 

Es una propuesta quizás diferente a lo que usualmente hacemos, pero si seguimos haciendo lo mismo, no vamos a cambiar nuestro presente y menos nuestro futuro. Sigamos hablando de dinero, porque así aprendemos a manejarlo mejor.

Categorias

Ultimas Novedades

Inversión: ¿Inmobiliaria o Financiera?

Una consulta que recibo usualmente por parte de los inversionistas es: En qué me ...