Querer invertir, ¿Por dónde empezar?

Invertir implica colocar dinero en algo con la expectativa de ganar más dinero, asumiendo el riesgo que ello implica. Cada tipo de inversión por lo tanto requiere tres análisis: ¿cuál es la expectativa de ganancia?; ¿cuál es el riesgo relacionado con la inversión?; y en caso de requerir nuevamente el dinero, ¿en cuánto tiempo y con qué costo podría convertir este activo en efectivo?

De las preguntas previas entonces podríamos destacar tres condiciones a analizar en cada inversión: rentabilidad esperada, riesgo asociado y liquidez. Frecuentemente me preguntan si “tal” inversión es buena o mala. Me encuentro tentada a responder que no existen inversiones malas, pero existen inversiones adecuadas para cada perfil de inversionista.

Las inversiones son herramientas para hacer que nuestro dinero trabaje para nosotros. Como el taladro, el martillo o la sierra eléctrica, no podríamos preguntar si es buena o mala. Sin embargo, al conocer cuál es el fin que deseamos lograr con esa herramienta, entonces, podríamos escoger la que mejor se adecua a ese objetivo.

Los inversionistas, acorde a nuestra edad, profesión, contexto familiar, obligaciones financieras y otros varios aspectos podemos clasificarnos en: arriesgados o agresivos, balanceados o moderados y conservadores.

Sin embargo, determinar este perfil de aversión al riesgo, es decir, el grado en el que estamos dispuestos a asumir riesgos que pudieran significar pérdidas de rentabilidad o incluso de capital, nos clasificamos en las categorías mencionadas; pero no es suficiente para la toma de decisiones, solo son parámetros que, entre otros indicadores, nos acercan a una mejor elección sobre el tipo de inversiones conveniente para nosotros.

Por ejemplo, Juan de 25 años, recién recibido, contratado por una gran empresa con un excelente salario, soltero, sin hijos, vive con sus padres y no tiene deudas, parecería ser la descripción perfecta para un perfil agresivo, quizás invertir en criptomonedas esté alineado a sus características. Pero, si Juan tiene como meta para ese dinero, destinarlo a realizar una maestría en 5 años, entonces, independiente al perfil de Juan, ese capital debería tener un perfil moderado con tendencia a conservador, pues su destino marcará una oportunidad de vida importante para Juan, no puede asumir riesgos en esa oportunidad de estudios.

De la misma manera, Juan de 35 casado con dos hijos, pareciera ser de un perfil moderado, pero podría tener tendencia a agresivo si es hijo único de un millonario o estuviera casado con la heredera única de un imperio, mientras que, si su esposa no trabaja porque tienen un niño con discapacidad, quizás su perfil debería ser moderado con tendencia a conservador.

También en su perfil influirá si tiene profesión universitaria, si sus ingresos son fijos o variables, si cuentan con vivienda propia, seguro de vida y cobertura a sus bienes, plan de medicina pre paga, entre otros parámetros observables para la aversión al riesgo que pudiera correr.

Si Juan de 65 años, está evaluando invertir el dinero de la liquidación de su jubilación, su perfil sería conservador, ya no le interesa tanto cual será la rentabilidad sino el no asumir riesgo alguno con su inversión. A menos claro, que este Juan también sea propietario de una gran empresa que le paga anualmente dividendos importantes y a la vez, cuenta con inmuebles que le pagan renta mensual.

Entonces, no hay una fórmula exacta para los parámetros, como les decía, son indicadores que, entre otros, nos sirven para evaluar opciones. Por eso, el mejor portafolio de inversiones es un traje a medida donde cada inversionista se siente cómodo a largo plazo. Que la adrenalina venga de otras pasiones, no de las turbulencias del valor de tus inversiones. Sigamos Hablando de Dinero, que así aprendemos a manejarlo mejor.

Categorias

Ultimas Novedades

Transforma tus hábitos financieros

Somos buenos pagando cuotas de deudas, pero usual...

Inversión: ¿Inmobiliaria o Financiera?

Una consulta que recibo usualmente por parte de los inversionistas es: En qué me ...